domingo, 21 de octubre de 2018

TU AMOR APARECIÓ EN OTOÑO

Tu amor apareció de repente
en un día lluvioso de otoño,
en una noche iluminando mi alma,
¡Sentí sonreír y gritar a la luna!
a ella se le escuchaba cantar una nana,
esa misma melodía me hizó dormir;
soñé que yo en tus brazos estaba,
¡En la profundidad de tus ojos yo me perdía!,
me hipnotizabas, me besabas
y las hojas de aquel otoño caían.

Tu amor apareció...
en una noche de otoño,
y en silencio sin avisar se fué
sin ruidos, ni despedidas.

¡Mi amor fue tan corto!
¡Qué sentir ya no podía!,
¡Mi corazón se quedó helado,
se quedó mudo, sin palabras, ni argumentos!,
¡Tan sólo muerto de frío!
¡Él no quisó más sufrimiento!
y yo por eso me alejé de tí.

No volví a mirar atrás,
mi corazón ya no sentía igual,
¡Lo habías matado
por el falso calor de tus labios!.


 Autora; Marisa Femia Avila
#Otoño
#Concurso poesía Zenda Libros-iberdrola

CUANDO EL OTOÑO

Cuando el otoño despierta y sueña
entre fragancias de cipreses,
siente balancear las apagadas hojas
doradas y plateadas viven
entre senderos moribundos,
¡Senderos que caminan lejos
entre laberintos de dudas!,
entre silencios de tempestades
que se retroceden al pasado
y se vuelven presente.

¡El otoño recuerda y olvida
multitudes de reflejos en los espejos!,
multitudes de lágrimas que derrochan
bellos amores que nunca mueren.

Cuando el otoño siente...
es porque ríe y corretea
entre las esquinas de la gente,
llora cuando tu estás triste,
camina cuando tu estás alegre.

El otoño es el milagro que miras
a través de tus ojos encendidos,
entre pestañas quebradas que suspiran
al esperar que salga esa luz del sol del día.




Autora; Marisa Femia Avila
#Otoño
#Concurso poesía Zenda Libros-iberdrola