domingo, 29 de diciembre de 2019

LA MELODÍA DE TU MIRADA


La melodía de tu mirada,
¡Me abraza hacia la distancia de tus besos!,
entre despertares que se convierten
en inmensos sueños escritos,
tintas negras y plasmadas en versos.

La melodía de tu mirada,
¡Es el misterioso secreto que quiero descifrar!,
¡Es cada momento en tus ojos que hacen parar el tiempo!,
¡Es el argumento que quiero escuchar!,
y el intenso suspirar que quiero sentir
en el reposado e iluminado silencio.

La melodía de tu mirada,
se oye muy de cerca y lejos,
es una suave caricia que musicaliza
mi deseo de amarte cada momento,
es una corriente de sentimientos
que me electrizan los sentidos
cada vez que yo te pienso.

¡La melodía de tu mirada me calma como sosegada ola del mar!
y me eleva hasta lo más alto del firmamento.




viernes, 25 de octubre de 2019

TU VOZ

¡Tu voz suave navega entre la melodía de tu calma!,
tu voz es eterna ternura que se desliza sensualmente
entre la deriva de la orilla del mar que silba eternamente,
 junto a la vida que agarra la espesura de tu alma.

¡Tu voz es mi respirar!,
¡El sentir de mis latidos que palpitan entre las alas de la libertad!,
tu voz habla de paz, de sabidurías, despertares ideales,
sentimientos bondadosos directamente iluminados.

¡Tu voz es la infinidad de tantos ahnelos en mi!,
¡Es el amor que nunca había encontrado!,
tu voz es la bendición que siempre había soñado.

¡Tu voz es la delicia de mis cinco sentidos!,
el caramelo que se derrite cerca de mi abismo,
la fascinación que me enamora,
y la seducción que me traslada hacia el paraíso.

lunes, 29 de julio de 2019

NUNCA HABÍA VOLADO TAN ALTO


Nunca había volado tan alto,
alcanzando la cima de un sentimiento,
¡Tanta pasión me quema!,
¡Tanto amor me sube por las entrañas!,
bruscamente me olvido del miedo
y me fascinas con tus palabras.

Imagino montañas, altas cumbres,
me lanzo al vacío y oigo tu voz que me seduce,
ese despertar vertiginoso me atrapa de tu encanto.

Y tú, hombre...
¡Me dejas el alma desnuda!,
me haces sentir la adicción de tu presencia,
te atrapo entre miradas, entre corduras,
entre tanta chispa de fuego que enciende mi pecho.

Y tú, hombre...
me desvelas en cada susurrante noche,
 y me haces soñar entre mi suave almohada y lecho.






PASEANDO

Paseando entre las orillas del mar, fulminadas como fuegos entro en el éxtasis de tus ojos, ellos mismos alertan el sentido de...