lunes, 29 de julio de 2019

NUNCA HABÍA VOLADO TAN ALTO


Nunca había volado tan alto,
alcanzando la cima de un sentimiento,
¡Tanta pasión me quema!,
¡Tanto amor me sube por las entrañas!,
bruscamente me olvido del miedo
y me fascinas con tus palabras.

Imagino montañas, altas cumbres,
me lanzo al vacío y oigo tu voz que me seduce,
ese despertar vertiginoso me atrapa de tu encanto.

Y tú, hombre...
¡Me dejas el alma desnuda!,
me haces sentir la adicción de tu presencia,
te atrapo entre miradas, entre corduras,
entre tanta chispa de fuego que enciende mi pecho.

Y tú, hombre...
me desvelas en cada susurrante noche,
 y me haces soñar entre mi suave almohada y lecho.






No hay comentarios:

Publicar un comentario